Los beneficios de la leche de origen vegetal

shutterstock_246965287 (1)

Si has decidido eliminar la leche de origen animal de tu dieta, tu cuerpo te lo agradecerá. Cada vez hay más gente intolerante a la lactosa y el consumo de productos lácteos se

está relacionando con un aumento de riesgo de cáncer de ovario y de próstata, con

  •   Daryl Johnston Jersey
  • infecciones de oído, diabetes… Además, los seres humanos tenemos más dificultades a la hora de digerir este tipo de leche. Más del 80% de la población mundial carece de las enzimas necesarias para “romper” los azúcares de la leche de los productos lácteos. La grasa de estos productos obstruye las arterias y puede contribuir a fomentar una enfermedad cardíaca. Investigaciones recientes, como las del Estudio de China, han encontrado

  • Shop By Players
  • una fuerte relación entre el consumo de lácteos y

  •   Troy Aikman Jersey
  • el crecimiento del cáncer.

    Afortunadamente, las leches de origen vegetal son una alternativa saludable a la leche de origen animal. Si estás haciendo la transición a una dieta libre de lácteos, te habrás dado cuenta de que nunca

  • Dez Bryant Jersey
  • ha sido tan fácil. Las leches de soja, de frutos secos, de cáñamo, de coco o de arroz se están apoderando poco a poco del mercado. Pero, ¿cómo elegir la que más se adecúe a tus necesidades?

    SABOR

    Dado que hay una gran selección disponible de leches de origen vegetal, puede ser difícil elegir. En la mayoría de los casos, elegir se reduce a una cuestión de gusto personal. Las leches de coco y de soja tiene un sabor más dulce y son más cremosas. La leche de almendra, cáñamo y avellana tienen sabor a frutos secos. Y la leche de arroz tiende a ser menos dulce y con una consistencia más suave.

    NUTRICIÓN

    Los nutrientes pueden jugar un papel muy importante a la hora de elegir la leche. Como la leche de vaca, muchas leches de origen vegetal contienen una alta cantidad de vitaminas A y D. Además, podemos cubrir nuestras necesidades de calcio y hierro. La leche de soja y de cáñamo son opciones excelentes para aquellos que quieran aumentar la ingesta de proteínas en su dieta.

    Aquí te dejamos más detalles a cerca de cada leche para que te sea más fácil elegir:

    Leche de almendras

    Es una de las leches más consumidas. Es cremosa, con un sabor dulce y contiene una gran cantidad de nutrientes. Es perfecta para incluir en los smoothies: tiene un sabor dulce que no podrías obtener con la leche de vaca. La leche de almendras contiene ácidos grasos Omega 6; reduce el colesterol y favorece la salud cardiovascular. Además, es rica en antioxidantes como la vitamina E, que ayuda a combatir

  • Conditions of Use
  • los radicales libres. Si estás a dieta, puedes tomar leche de almendras. Contiene sólo 30 calorías por porción manteniendo un sabor cremoso y agradable.

    Leche de soja

    Esta leche es un elemento básico para los veganos y los culturistas, ya que proporciona más proteínas que un vaso de leche normal y una gran cantidad de calcio. Además, se asemeja en sabor a la leche de origen animal.

    Leche de avellanas

    La leche de avellanas es una fuente saludable de carbohidratos y de calcio. El sabor

    es especialmente bueno y es perfecta para añadir al café. Este tipo de leche fortalece los huesos y proporciona a nuestro organismo una inyección de energía natural.

    Leche de anacardos

    Esta leche es más difícil de conseguir. Teniendo en cuenta que los anacardos son una fuente de proteínas y de calcio y que son uno de los alimentos más saludables del mundo, merece la pena encontrarla. Es una bebida con un sabor muy especial, cremosa y mucho más saciente que cualquier producto lácteo.

    Leche de cáñamo

    Tiene un sabor a “tierra”, por lo que puedes añadir un poco de sirope de agave para endulzar su sabor. Contiene 10 aminoácidos esenciales, convirtiéndolo en una opción ideal para atletas veganos con necesidad de construir masa muscular.