Aprende sobre las proteínas en polvo

ProteinSlider

 

Ya seas un triatleta profesional o simplemente una persona que va al gimnasio con asiduidad, es crucial que incluyas proteínas en tu alimentación para desarrollar tu musculatura. Cuando el pollo y los huevos revueltos empiezan a volverse aburridos, la proteína en polvo es una buena alternativa.

Añade una cucharada a tus desayunos o a tus zumos o smoothies.

Cuando llega la hora de elergir el tipo de proteína correcto, es fácil confundirse. Aquí te explicamos 3 variedades:

1. PROTEÍNA DE SUERO

La proteína de suero es una proteína completa hecha a base de leche y es fácil de digerir (a menos que seas intolerante a la lactosa o tengas alergía a los lácteos). El suero ayuda a reparar los músculos y a reconstruirlos, especialmente si la consumos 60 minutos después de entrenar, cuando

  •   Cole Beasley Jersey
  • la síntesis de enzimas y proteínas está más activa. Toma proteína

  •   Geoff Swaim Jersey
  • aislada (“isolate”), no concentrada, dado que contiene mayor cantidad concentrada de proteína (90%-95%) y muy poca grasa.

    2. PROTEÍNA DE GUISANTE

    Esta proteína es fácil de digerir y tiene una textura suave. Si tienes el estómago sensible, elige este tipo de proteína. Además, tiene un alto contenido de ácido glucémico, que ayuda a convertir los carbohidratos en energía
    $99.99  $28.99 para que no se almacenen en nuestro organismo como grasa. La proteína de guisante da sensación de saciedad y te ayudará a combatir los antojos.

    3. PROTEÍNA DE SOJA

    Siendo una proteína

    • Shop By Players completa, es una opción perfecta para vegetarianos o para gente con intolerancia a la lactosa. Si eliges este tipo, consúmela con moderación y asegúrate de que en la etiqueta pone “proteína de soja aislada (soy protein isolate)”, ya que contiene más Limited Women’s… proteínas, isoflavones y menos colesterol y grasas en comparación
    • Charles Tapper Jersey
    • con la proteína de soja concentrada.

      En

    • Stephen Paea Jersey
    • resumen, las proteínas de lácteos como la de suero, son buenas opciones por sus beneficios desarrollando y reparando los músculos y por su contenido en hierro, si no eres vegetariano o alérgico a la lactosa. Aún así, introducir en tu dieta diaria proteínas hechas a base de plantas como la de guisante o la de soja es una buena idea, aunque no seas vegetariano. Estas proteínas son fáciles de digerir y previenen la inflamación, además de reducir el dolor de músculos con más efectividad que las proteínas de lácteos, lo que las convierten en una opción perfecta para atletas o personas activas.